Corte y confección Vs Fashion School


En estos tiempos que corren la moda, el diseño  y el estilismo son los oficios por excelencia, los más aclamados y deseados por jóvenes y no tan jóvenes, y por ello aun no me cabe en la cabeza como el noble oficio de la costura, no esta de moda. Los viejos talleres de corte y confección caen empicados en pro de famosas escuelas de diseño y moda, donde la enseñanza difiere mucho en trato humano, compañerismo y por supuesto en media de edad.

 Entonces, ¿Por qué nos asustamos si un@ joven con veinti pocos años comenta en público que sabe coser? ¿Por qué no parece algo más que un bichito raro?
¿Por qué asociamos Corte y confección a nuestras abuelas o con el lado más despectivo de la moda y sin embargo “Fashion Design School” a los diseñadores más cool y a fiestas en Manhattan?


Es una incoherencia que no logro entender…Me gusta la moda, me maravillan sus resultados sobre una pasarela, pero amo muchísimo más su proceso de creación, su elaboración, las primeras ideas que se plasman en un boceto, que se desarrollan en “planos de obra” que son los patrones, los cálculos matemáticos que requiere, cortar, unir y pegar obteniendo un resultado armónico, que las partes coincidan o que siente bien a un cuerpo humano (con sus imperfecciones incluidas), resultando una unidad maravillosa.

Dicho en estos términos podríamos estar hablando de arquitectura y es que ambas disciplinas, moda y arquitectura son las artes más tangibles que existen.

Redondeando, quiero partir una lanza a favor de todas esas personas que interesadas en el mundo de la moda, acuden a pequeños talleres de corte y confección con la ilusión de crear algo propio porque sus posibilidades económicas no dan para caras escuelas de moda donde a veces, solo se vende humo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada